Segunda familia de terroristas suicidas ataca en Indonesia

Dos familias musulmanas llevaron a cabo ataques suicidas en dos días seguidos en Indonesia.

La policía informó que las dos familias eran amigas, y que la familia del ataque del lunes también involucró a sus hijos pequeños en su terrorismo.

El lunes llevaron a su hija de 7 años al atentado suicida contra una estación de policía. La niña sobrevivió, pero seis civiles y cuatro oficiales resultaron heridos en esa explosión.

En total, 13 terroristas islámicos han muerto en los últimos días, incluidos sus hijos. La bomba humana más joven tenía solo 8 años.

Por lo general, los indonesios consideran que su país de mayoría musulmana es diverso y tolerante. Pero estos dos ataques terroristas de familias islámicas están cambiando esa visión para algunos.

La primera Familia

La familia terrorista, Oepriarto, que atacó tres iglesias el domingo había vivido cómodamente en un suburbio de clase media alta y estaba en términos amistosos con una vecina cristiana.

Esta vecina cristiana se sorprendió al escuchar que sus vecinos musulmanes acababan de matar al menos a 12 feligreses.

«Es difícil para nosotros aceptar cómo pueden cometer un acto tan bárbaro contra los cristianos», dijo Raith Yunanto. «La pareja me visitó cuando di a luz y cuando mis hijos estaban enfermos».

«No había nada extraño en la familia, eran como otras familias musulmanas devotas», dijo. «Su actitud y forma de vestir eran como los musulmanes comunes».

Pero el domingo por la mañana, esa familia «musulmana común» masacró a cristianos en ataques simultáneos.

Dos hijos, de 16 y 18 años, condujeron una motocicleta hasta el patio de una iglesia y detonaron sus explosivos en la ciudad de Surabaya.

Mientras eso sucedía, Puji Kuswati, la madre, atacó a fieles en otra iglesia junto con sus hijas, de 8 y 12 años, que según la policía estaban atadas con chalecos de suicidio.

El padre, Dita Oepriarto, detonó un coche bomba afuera de una tercera iglesia. Los seis miembros de la familia murieron.

Se cree que Oprianto era el líder de una red indonesia de extremistas asociados con el Estado Islámico.

Ahora la policía indonesia está tomando medidas enérgicas contra los militantes islámicos. Mataron a un presunto militante el martes y arrestaron a otros 13 sospechosos de tener vínculos con los ataques de Surabaya.

Tomado: Mundo Cristiano.