Nuestros inicios

SUS INICIOS

Por: Misionera Julieta Murillo A.

En el a√Īo 2009, el Se√Īor me pidi√≥ despu√©s de 11 a√Īos de haber servido en India plantando Iglesia, que regrese a mi pa√≠s, Ecuador, a multiplicarme en misioneros ecuatorianos. Al llegar a Ecuador, habl√© con mis l√≠deres de la misi√≥n con la que serv√≠a en India si me era posible continuar en la misi√≥n pero ahora sirviendo desde Ecuador en esta nueva faceta de la movilizaci√≥n. Los l√≠deres de la misi√≥n SIM aceptaron y apoyaron el proyecto, permiti√©ndome servir desde Guayaquil. Tambi√©n me reun√≠ con los misioneros de la IMB, quienes estaban movilizando en Ecuador. Ellos me animaron y me facilitaron materiales, y tanto SIM como IMB me ofrecieron capacitaci√≥n para realizar la tarea. Pude viajar a diferentes reuniones y capacitaciones donde aprend√≠ m√°s sobre esta √°rea de la movilizaci√≥n y el env√≠o.

Habl√© con mi pastor y le cont√© que volv√≠a a Ecuador, pero que segu√≠a siendo misionera y que necesitaba que √©l como pastor y la Iglesia me sigan apoyando como misionera aunque est√© en el pa√≠s. Le cont√© la visi√≥n de multiplicarme en misioneros para los no alcanzados, y el pastor y toda la Iglesia me ofrecieron el apoyo para cumplir lo que Dios me hab√≠a enviado hacer en el pa√≠s. En el mes de Julio del 2009, empec√© a reunirme una vez por semana con la hna. Mar√≠a Lola Moreno, quien era mi amiga desde la adolescencia y a quien Dios le estaba inquietando y llamando para una labor especial.¬† Nos reun√≠amos para orar por los misioneros y por los obreros en la India, y por lo que Dios nos estaba pidiendo que hagamos en la movilizaci√≥n. El misionero Guido Muse de la IMB que vive y trabaja en Ecuador hace muchos a√Īos, crey√≥ en nosotras y nos permiti√≥ usar su oficina en Guayaquil y trabajar junto a ellos. Fue en este lugar que empezamos la base misionera.¬† Esta reuni√≥n de los d√≠as mi√©rcoles se fue dando a conocer y en poco tiempo ya no √©ramos 2 ya √©ramos 5, y luego m√°s. Unos ven√≠an para averiguar que est√°bamos haciendo, unos se quedaban y otros se volv√≠an a ir. Empezamos a orar por un nombre para esta organizaci√≥n misionera que estaba naciendo. La hna. Mar√≠a Lola Moreno y yo, junto al hno. Edwin Smallwood, tambi√©n misionero de la IMB en Ecuador en ese tiempo, nos reunimos un d√≠a para determinar el nombre y sent√≠ de parte del Se√Īor que ten√≠a que ser algo que se identificara con las Agencias Misioneras que nos estaban mentoreando (IMB y SIM), pero que deb√≠a ser algo propio del Ecuador. Nos dimos cuenta que las iniciales de estas dos agencias misioneras tienen en com√ļn son ‚ÄúIM‚ÄĚ, as√≠ que pensamos en varios nombres con estas iniciales. Fuimos descartando opciones hasta quedar s√≥lo con una. As√≠ fue como sentimos de parte de Dios que el nombre ser√≠a Impacto Mundial, y su slogan ‚Äúdel Ecuador a los no alcanzados‚ÄĚ.

Desde el a√Īo 2009 hasta la fecha, Impacto mundial se dedica a movilizar, capacitar y facilitar el env√≠o de misioneros desde el Ecuador a los no alcanzados.

 

BIOGRAF√ćA

Misionera Julieta Murillo Alvarado

Presidenta y fundadora de IMPACTO MUNDIAL

Nac√≠ en una familia humilde en la ciudad de Guayaquil, Ecuador. Tuve una infancia muy dura. Trabaj√© desde muy peque√Īa para ayudar en casa. Conoc√≠ al Se√Īor a la edad de 11 a√Īos, y empec√© a ir a la iglesia. All√≠ escuch√© mis primeras biograf√≠as misioneras y aprend√≠ muchos vers√≠culos de memoria. Me gustaba mucho leer¬† sobre misiones y empec√© a orar por pa√≠ses donde estaba prohibido compartir el evangelio; y por misioneros. Cuando me preguntaban que quer√≠a ser de grande, siempre contestaba ¬°misionera! A la edad de 14 a√Īos, despu√©s de ver un video sobre los misioneros que intentando predicar el evangelio en mi pa√≠s, fueron asesinados por la tribu huaorani, sent√≠ que no estaba haciendo nada. As√≠ que le dije al Se√Īor que estaba lista para servir en misiones. Fue as√≠ como empec√© a los 14 a√Īos a servir en misiones localmente y a tiempo completo. Entretanto, mi llamado a los no alcanzados, a los pa√≠ses m√°s pobres, a los pa√≠ses perseguidos, segu√≠a latiendo fuerte en mi coraz√≥n.

El Se√Īor me permiti√≥ en mi pa√≠s terminar mis estudios secundarios y luego obtener un t√≠tulo de Licenciatura en Teolog√≠a. Despu√©s de un tiempo, Dios me llev√≥ a Costa Rica en donde pude conocer m√°s sobre misiones transculturales y¬† acerca de la gran necesidad que hay entre los musulmanes, hind√ļes, budistas, y que son pocos los misioneros que est√°n saliendo a alcanzarlos.¬† Sent√≠ que era el tiempo para ir donde ellos; pero en mi pa√≠s no me entend√≠an a causa de no existir en ese tiempo, mayor informaci√≥n sobre esta realidad.

Fue entonces que el Se√Īor me confirm√≥ que deb√≠a quedarme en Costa Rica y que saldr√≠a de all√≠ a las naciones. Curs√© estudios formales sobre misiones transculturales y fue entre los ind√≠genas de la selva costarricense donde realic√© pr√°ctica misionera. Luego de esto el Se√Īor permiti√≥ que la organizaci√≥n misionera me enviara a la India.

En la India, pude vivir y servir por 11 a√Īos. Durante estos a√Īos, pude aprender sus idiomas, cultura, acerca de sus religiones, lo que ellos creen. Dios me envi√≥ a India a hacer disc√≠pulos y a plantar Iglesias en hogares.¬† Los primeros a√Īos no fueron f√°ciles, siendo una mujer soltera en un pa√≠s donde predominan los hombres, las religiones muy extremas, donde adoran m√°s de 332 millones de dioses, d√≥nde hay mucha presencia musulmana, budista y de muchas otras religiones que han nacido en este pa√≠s.¬† Pero Dios me llam√≥, y √Čl hizo su obra. Comenc√© la obra visitando familias y teniendo caminatas de oraci√≥n. Al tiempo devocional que ten√≠a en mi casa se iban a√Īadiendo m√°s y m√°s personas, al punto de convertirse luego en una iglesia. Al pasar el tiempo y como resultado de las visitas a diferentes familias, se fueron formando m√°s iglesias en casas. El Se√Īor me dio un equipo local de 18 obreros quienes nacieron en la fe en nuestro ministerio. Ellos actualmente est√°n a cargo de la obra en India, la cual lo superviso yo desde Ecuador. Viajo a India cada 2 a√Īos para visitar los obreros y los nuevos cristianos e Iglesias.

En el 2009, Dios me trajo de nuevo a Ecuador con el propósito de multiplicarme en misioneros ecuatorianos. Siento que si somos más los que salimos a las naciones no alcanzadas, el trabajo sería mejor. Mi ministerio en Ecuador actualmente consiste en movilizar, capacitar y ser un puente en el envío de misioneros desde el Ecuador a los no alcanzados.

 

BIOGRAF√ćA

María Lola Moreno

Vicepresidenta y fundadora de IMPACTO MUNDIAL

A la edad de los 11 a√Īos tem√≠a mucho a la muerte. No sab√≠a que suceder√≠a el d√≠a que yo muriera. Pasaba llorando, muy triste en la escuela; pero un d√≠a una buena amiga de mam√° nos invit√≥ a la Iglesia y empezamos a congregarnos. Fue en un campamento para ni√Īas ‚ÄúMensajeras del Rey‚ÄĚ, en d√≥nde est√°bamos sentadas a la orilla de la playa, cuando me presentaron a Cristo y lo recib√≠ como el Se√Īor y Salvador de mi vida.

Crec√≠ en la iglesia. Luego de pasar de ni√Īa a se√Īorita particip√© en la Organizaci√≥n Misionera S.A.S. (Sociedad Auxiliar de Se√Īoritas).

Ah√≠ conoc√≠ de historias misioneras, historias b√≠blicas, sobre el servicio al pr√≥jimo, particip√© de campamentos y aires libres evangel√≠sticos. Fui la directora de S.A.S. EN ACCI√ďN, en el √°rea de los payasos. Fue un tiempo hermoso sirviendo y hablando de Cristo en especial a ni√Īos. Luego pas√© a formar parte del liderazgo de los j√≥venes de mi Iglesia, y es ah√≠ cuando despierta mi necesidad de servir fuera de las paredes del templo. La Iglesia ampli√≥ su visi√≥n, de salir de la comunidad a servir en la comunidad. Fue cuando empec√©, junto a otros j√≥venes, a hacer misiones en varias localidades cercanas a nuestra ciudad. Aun dedic√°ndome a la obra misionera local, algo inquietaba mi coraz√≥n. Dios quer√≠a algo m√°s de m√≠.

Fue entonces que en una ceremonia de aniversario de la iglesia Bautista Israel a la que asisto, mientras predicaba el pastor y cantaba el grupo de m√ļsica de fondo, yo lloraba y le dec√≠a a Dios ¬Ņpor qu√© lloro?,¬† fue cuando entend√≠ que ten√≠a que rendirme totalmente a sus pies y servirle con todo mi ser, mis talentos, mi tiempo, mis finanzas y empezar a morir para m√≠, para vivir por √Čl.

Al tiempo que Dios trabajaba conmigo, Dios estaba enviando de vuelta a casa desde la India a mi hermana y amiga de infancia, la misionera Julieta Murillo. Fue cuando Dios nos volvi√≥ a unir, as√≠ como cuando √©ramos peque√Īas y¬† trabaj√°bamos juntas en MENSAJERAS DEL REY y¬† S.A.S. EN ACCI√ďN.¬† Ahora Dios nos llam√≥ a servir en las Naciones no alcanzadas. Iniciamos juntas la Organizaci√≥n Misionera Impacto Mundial, la cual actualmente dirigimos.